Últimos estrenos 4K UHD Series Series
¿Cómo descargar?
Ese es mi hijo
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars

Calificacion 5.5
Género:

Comedia

País: Estados Unidos
Duración: 1h 56min
Director: Sean Anders
Reparto:
Adam Sandler, Andy Samberg, Leighton Meester, James Caan, Susan Sarandon, Vanilla Ice, Milo Ventimiglia, Blake Clark, Luenell, Nick Swardson, Meagen Fay, Tony Orlando, Ciara, Peggy Stewart, Eva Amurri, Justin Weaver, Ian Ziering
Selecciona una Opción para Reproducir el video.
Opciones de descarga Servidor Idioma Calidad Tutorial
Op 1 Descargar Mega Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray ¿Cómo descargar?
Op 2 Descargar MediaFire Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray ¿Cómo descargar?
Op 3 Descargar Panda Latino (Dual - Ingles) Full HD Bluray ¿Cómo descargar?
Op 4 Descargar Openload Latino HD ¿Cómo descargar?
Op 5 Descargar Raptu Latino HD ¿Cómo descargar?
Op 6 Descargar Fembed Latino HD ¿Cómo descargar?

Ese es mi hijo

That's My Boy

Ese es mi hijo Después de títulos como Ni en sueños o Sex Drive, el director Sean Anders dirige Desmadre de padre, una comedia que trata la complicada relación entre un padre y su hijo.Donny, interpretado por Adam Sandler (Niños grandes y Sígueme el rollo), siendo adolescente se convierte en padre de forma inesperada. Como único referente y figura paterna, cría a su hijo Todd (Andy Samberg, Con derecho a roce, Hotel Transilvania) desastrosamente hasta que este cumple los dieciocho años y ya es capaz de mantenerse por sí mismo. Debido a la complicada relación que establecen y el negativo ejemplo que Donny ha supuesto para su hijo, en cuanto Todd puede independizarse, ambos se distancian y pierden el contacto durante varios años. Pero todo esto cambia cuando Donny se entera de que su hijo está a punto de casarse y decide instalarse en su casa para retomar la relación que habían abandonado.

El mundo de Todd dará un giro cuando su padre se presente sin avisar ni ser invitado. Donny tendrá que enfrentarse a sus errores del pasado, así que aparece con la intención de conectar y construir el vínculo padre-hijo que nunca tuvieron. La futura esposa del joven también estará furiosa con la situación, las payasadas y la inoportunidad característica del nuevo familiar harán que sea bastante difícil mantener la calma.

 

Ese es mi hijo

No ha tenido suerte el actor Adam Sandler -cada día más cerca de convertirse en el Nicolas Cage de la comedia- en las últimas películas que ha protagonizado. Ni la zafia ‘Niños grandes’, ni la torpemente romanticona ‘Sígueme el rollo’, ni la ridícula ‘Jack y su gemela’ -no contamos la patética ‘Zooloco’ donde ponía voz a un mono- han hecho honor a uno de los mejores actores de comedia de las últimas décadas. Cada vez más incomprendido y encasillado, sería necesario poner sobre el tapete su póker de películas definitivo: ‘The Waterboy (El aguador)’, ‘Punch Drunk-Love’ (me niego a llamarla por su título doblado), ’50 primeras citas’, ‘Click’ y ‘Zohan: Licencia para peinar’ (yo hasta añadiría ese revulsivo de la comedia clásica que es ‘Hazme reír’), para recordar que estamos delante de un hombre capaz de convertir lo absurdo (e incluso lo escatológico) en una genialidad de risa oblicua, capaz de alcanzar múltiples capas con chistes que no duran más que un breve fotograma. Quizás sus transformaciones más hilarantes así como su gusto por disfrazarse de forma estrambótica esté empezando a diluir su figura en un fenómeno parecido al ocurrido con Eddie Murphy (¡o, Dios no lo quiera, a Martin Lawrence!), una tendencia (mejor llamarlo declive) a la que no hace un especial favor esta ‘Desmadre de padre’ ni, con toda seguridad, la secuela de ‘Niños grandes’ que ya se está rodando.

Ahora, no querría ser injusto con la película y asumo mi parte de culpabilidad: me he reído bastante con ella. Y es cierto, existe en su mismo germen una sobredosis de zafiedad y un amor desaforado por el chiste de brocha gorda que, sin embargo, no funciona por contraposición al tono general empleado, sino por puro acoso y derribo del espectador. Desde el primer fotograma de ‘Desmadre de padre’ uno ya sabe que la película va a girar en spinning como un diablo de Tazmania sobre tres vértices inamovibles: las excreciones corporales, las parafilias sexuales y la violencia más risible. A partir de ahí es un toma y daca continuo donde si bien la mayoría de los chistes acaban naufragando, hay un buen puñado que sí dan en el blanco -el gordo de la maratón, la stripper ballenoide comiendo bocabajo, los maleducados criados chinos-, razón más que suficiente para no despreciar una película sin más aspiraciones que hacer reír a todos aquellos que siguen llorando cada vez que ven a Adam Sandler practica sexo con una anciana (un clásico en su repertorio).

×
¿Hola? Nos podrias regalar un "Me gusta"